3 thoughts on “Cómo aprendemos ingles nosotros

  1. Empecé a aprender inglés de la forma más convencional: A los 10 años en una academia, lunes, miércoles y viernes, una hora , con profesores, eso sí, nativos. Fue una buena experiencia, lo pasaba bien, aunque la mayor parte del tiempo enredaba con los compañeros, en español, naturalmente. A veces veía a las profesoras desesperarse con nuestra indisciplina, no sé si por ser niños, por ser mediterráneos, o por ambas cosas 🙂

    El caso es que los años pasaban y a mí se me daba bien el tema del inglés. En la escuela la asignatura de inglés era un sobresaliente fijo, lo que me daba autoestima. Eso sí, echando la vista atrás me doy cuenta de que podría haber aprendido mucho más si las clases hubieran sido más reducidas, con mayor calidad. Mis padres no hablaban, ni hablan, inglés, así que ellos no me podían ayudar. Bastante hicieron sobrellevando el esfuerzo económico de las academias y a los 16 años, permitiéndome irme a hacer un curso escolar entero en EEUU.

    Llegué a EEUU con un nivel suficiente para comunicarme en la vida cotidiana sin grandes problemas, pero la integración en el entorno (familia de acogida, compañeros en el colegio) fue lo que de verdad me llevó a dominar el idioma. Tuve suerte, en aquella época, principios de los años 90 no teníamos tantos medios tecnológicos como ahora para hablar de un continente a otro, así que la inmersión lingüística fue total. Los precios de las llamadas telefónicas eran tan altos que hablaba con mis padres o amigos españoles una vez cada dos semanas, el resto era por carta, cada una con su sobre y su sello (ay, que tiempos! 🙂 ). Así que terminé viviendo como un adolescente americano más. Veía, escuchaba, hablaba, soñaba en inglés. Aprendí por cierto en la escuela ciertos conocimientos complejos (derivadas, integrales) en inglés, conocimientos que después me fueron muy útiles en la universidad. En suma, fui uno más.

    Cuando regresé a España me hice con un pack de películas en VHS, en versión original, a veces con subtítulos en español, a veces sin ellos. Mantuve (y mantengo) relación asimismo con amigos que venían de visita, así como con estudiantes extranjeros que venían a España a aprender español. De esa forma conseguí conservar mi nivel.

    Ya en el siglo XXI, con internet y con la incorporación al mundo laboral en una multinacional mi necesidad del inglés aumentó considerablemente. De hecho creo que dominar el inglés ha sido un factor decisivo para pasar con éxito los distintos procesos de selección en los que he participado.

    Hoy en día, una parte nada desdeñable de mi tiempo de trabajo lo dedico, a mi pesar, a evitar malentendidos en las distintas reuniones con colegas de todo el mundo, muchas veces a causa de un conocimiento insuficiente del inglés. De alguna forma eso me da un plus personal de cara a mi posición en la empresa, así que me beneficia, pero en el fondo no deja de ser una ineficiencia más. Si todos habláramos un buen inglés podríamos dedicar más tiempo a trabajar resolviendo problemas reales.

    Reconozco que me gusta hablar idiomas, pero incluso si no se me dieran bien haría el esfuerzo de dominar inglés con fluidez. En el siglo XXI no se puede casi dar un paso sin encontrartelo en todas partes. Los que no lo hablen deben pasar bastantes apuros cuando navegan por internet, por ejemplo.

    ¡Así que no es ninguna sorpresa que quiera que mis hijos se expresen en la “lengua universal” como si fuera la suya propia!

    Me gusta

  2. Hola Manuel y lectores!

    me he dado cuenta de que una buena forma de aprender inglés consiste precisamente en enseñar inglés. En mi caso, hablar diariamente a mis hijas supone el reto de un vocabulario muy diferente del que estaba acostumbrado.
    Últimamente me he puesto como objetivo dedicar 5 minutos diarios a buscar palabras concretas que uso a menudo con mis ellas. Por ejemplo, en su momento fue pañal, babero, trona, tobogán, columpio… hoy por ejemplo tapón de lavabo o carro de la compra.
    5 minutos para buscar varias palabras en inglés y después generar frases a medida que aparece la situación, que es a menudo, puesto que cuanto más pequeño es un niño más tiende a repetir acciones, gestos y comentarios incipientes, hasta que pasa al siguiente tema, con lo cual nos ayuda a nosotros y a ellos a fijar frases.

    Un saludo!!

    Me gusta

    • hola Lluís, soy madre de mellizas y me encuentro en la misma situación! Estoy aprendiendo muchísimo gracias a querer que ellas hablen inglés. Yo empecé desde el año de edad (son mellizas) y desde que decidí hacerlo, sólo les hablo en inglés. Ahora tienen 3 y empezarán el cole, donde imagino que dominará el castellano. Tengo curiosidad como lo lleváis los padres que lleváis más tiempo en esta aventura, estáis consiguiendo que sean bilingües? gracias!

      Aprovecho para preguntar si alguien es de la zona del Baix Llobregat (Gavà, Viladecans, Castelldefels), me gustaría que mis hijas se relacionasen con niños que hablen inglés…

      Me gusta

Deje aquí su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s